Miedo a brillar

No es solo miedo al fracaso, también es miedo a brillar.

Nelson Mandela, después de pasar veintisiete años preso por motivos políticos, al ser liberado y ser elegido presidente en el año noventa y cuatro, compartió con el mundo entero uno de sus poemas favoritos, escrito por Marianne Williamson:

“Nuestro temor más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro temor más profundo es que somos excesivamente poderosos. Es nuestra luz, y no nuestra oscuridad, la que nos atemoriza. Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, magnífico, talentoso y fabuloso? En realidad, ¿quién eres para no serlo? Infravalorándote no ayudas al mundo. No hay nada de instructivo en encogerse para que otras personas no se sientan inseguras cerca de ti. Esta grandeza de espíritu no se encuentra solo en algunos de nosotros; está en todos. Y al permitir que brille nuestra propia luz, de forma tácita estamos dando a los demás permiso para hacer lo mismo. Al liberarnos de nuestro propio miedo, automáticamente nuestra presencia libera a otros”.

 

Cita tomada de este interesante artículo: La envidia y el síndrome de Solomon

Fotografía cabecera (cc) por: Steven Christenson

 

 

 

 

Written by J. Cristobal Juffe V.