La vida en un día

 

Nuestra capacidad actual de documentación es infinita. Cada hora se suben cientos de horas de video a Youtube, lo que hace que desde hace algún par de años estemos produciendo más material escrito y audiovisual que el que podemos ver.

En cientos de años más, si no nos destruimos a nosotros mismos antes, la humanidad podrá estudiar historia de una forma muy interesante, por ejemplo mirando como era la vida el día veinticuatro de julio del año dos mil diez.

 

La vida en un día

Escrito por mi y publicado originalmente en Noviembre de 2011 en C.U.V.A.

La idea fue promocionada el año pasado como «el primer documental social». El resultado ha sido algo mucho mejor que eso.

El día anunciado era el veinticuatro de Julio de dos mil diez, la idea era que todo el que se animara grabara con su cámara un día de su vida, respondiera un par de preguntas y lo subiera a Youtube. Así se buscaba lograr el primer documental social, creado por usuarios comunes, desde todas partes del planeta.

A mi, en su momento, la idea me pareció interesante, pero básicamente me imaginaba una compilación de vídeos del estilo que habitualmente vemos en Youtube, pero me ha sorprendido gratamente.

El trabajo quedó en manos del director Ridley Scott, quien tiene a su haber grandes películas como Blade Runner, Thelma y Louise, Gladiador, entre otras. Para completar su tarea tuvo que examinar más de cuarenta y cinco mil horas de filmación subida por los usuarios de ciento noventa y dos países. Todas las películas hablaban de lo mismo: Del día veinticuatro de Julio de dos mil diez.

La obra finalmente nos muestra un mundo muy humano, básico, sencillo. Nos refleja -como un espejo- nuestras preocupaciones, nuestros miedos, las pequeñas cosas que nos hacen felices, sacando a flote todos esos temas que por ser tan cotidianos dejamos de verlos (o por lo menos hacemos como si no los viéramos).

Una gran película, que puede ser vista íntegramente en Youtube, recomendable escoger la mejor resolución que permite tu computadora y/o conexión a Internet. Y asegúrate de escoger los subtitulos en español.

Cada día es una vida.

 

Fotografía de cabecera (cc) de: Esparta